Cementerio Parroquial de Pejerrey

La música del agua y el trino de las aves acunan a los que ya partieron.
La música del agua y el trino de las aves acunan a los que ya partieron.
Certificado de defunción de 1932. Gentileza Dr. José Retamal Soto
Certificado de defunción de 1932. Gentileza Dr. José Retamal Soto

DESPEDIDA DEL ANGELITO

(Lira Popular 1875 – 1925)

Rosa Araneda

 

Adiós mi madre amorosa,

Ya se va su hijo querido

A la mansión del olvido,

En esta hora penosa.

 

Adiós luminoso altar

Donde me están celebrando,

Hoy me voi a ir cantando

A otro hermosos lugar;

I espero que haya de hallar

A la ciudad santa, hermosa,

Que allá la vírjen gloriosa

Me tiene un trono consigo,

I antes de partir le digo: Adiós mi madre amorosa.

 

 

 

Adiós mesa donde estoi

Pensando en marchar al cielo

Lleno de gracia i anhelo,

Me encuentro en el día de hoy;

Para la gloria me voi

Contrito i arrepentido,

De la inocencia vestido,

Triste, con pena i lloroso,

De su presencia con gozo

Ya se va su hijo querido.

 

Adiós mundo engañador,

Que engañas a los orales

Y yo a los coros reales

Iré por ver al Señor;

Con sentimiento i dolor

De todos ya me despido,

Porque mi destino ha sido

Morir ántes que pecar;

Adiós, i me han de llevar

A la mansión del olvido.

 

Adiós vida ilusoria

Del planeta en que viví;

Ya salgo i digo: ¡ay de mí¡

En viaje para la gloria.

He de cantar la Vitoria,

I mi alma será dichosa

Sin que me falte una cosa,

Digo sin ningún desliz;

I espero de ser feliz

En esta hora penosa.

 

Al fin, madre, no me sienta

Le suplico sin demora,

Porque si acaso me llora,

Mi pena más aumenta;

Pronto yo daré mi cuenta

Al Señor sacramentado,

I espero ser perdonado,

I nada he de padecer;

Sin poderme detener

Me separo de su lado.