Eje central Cementerio General de Linares.
Eje central Cementerio General de Linares.
Obra realizada por Pedro Olmos y Germán Mourgue.
Obra realizada por Pedro Olmos y Germán Mourgue.

Coplas a la muerte de su padre.

 (Jorge Manriquez, español. 1440 - 1479)

 

 

Recuerde el alma dormida,

Avive el seso y despierte,

Contemplando

Cómo se pasa la vida,

Cómo se viene la muerte

Tan callando:

Cuan presto se va el placer,

Cómo, después de acordado, da dolor;

Cómo, a nuestro parecer,

Cualquier tiempo pasado fue mejor.

 

Pues si vemos lo presente

Cómo en un punto se es ido

Y acabado,

Si juzgamos sabiamente

Daremos lo no venido

por pasado.

 

No se engañe nadie, no,

pensando que ha de durar

lo que espera

más qué duró lo que vio

pues que todo ha de pasar

por tal manera.

 

Nuestras vidas son los ríos

que van a dar en la mar,

que es el morir;

allá van lo señoríos

derechos a se acabar

y consumir;

allí los ríos caudales,

allí los otros medianos

y más chicos,

allegados, son iguales

los que viven por sus manos

y los ricos…

 

 

MOTIVO DEL MIEDO

 

 

 

Eduardo Embry

 

 

Miedo, dónde habita el miedo?

He de salir a recorrer el mundo hasta encontrarlo.

Anda que andarás, y ha de hacérseme noche cerrada,

sin sentir pavor ni del ulular de los lobos

ni del graznar de los cuervos que pueblan los umbrosos lugares.

 

Miedo, ¿dónde habita el miedo?

recorreré con desenfado las habitaciones.

Dormiré en el lecho donde las ratas

pueblan esta casa deshabitada.

 

Ya he dicho: he perdido el miedo:

Un escudo de miedo quiero que me vendan

para cuando encienda las luces

y halle un enano junto a la cabecera de mi lecho,

como pidiéndome las tejas de esta casa.

 

Los negociantes en ataúdes,

los floristas, los marmoleros,

los abridores de tumbas : en general todos que se ganan la vida

gracias al afán de los vivos por dar lo mejor a sus difuntos.

 

¿Habrá sabido Cristo en los maderos dónde habita el miedo?

EL LUCHADOR ENFERMO

Felipe Sassone (Peruano)

 

Pasé toda la vida combatiendo,

muchas veces caí sin ser vencido,

y hoy ni sangro, Señor, ni estoy herido,

y aquí sin combatir me voy muriendo.

No me importa el dolor que padeciendo

estoy por este mal desconocido;

pero quiero morir apercibido,

quiero morir luchando y no durmiendo.

Yo no quiero acabar como me acabo,

enfermo, de mi historia en menoscabo;

no me importa morir, más de otra suerte:

quiero caer riñendo, y que mi vida

se escape por la boca de una herida

que dé un beso púrpura a la Muerte.

Palpitar

 

En murmullos

Tu voz me habla

Desde el silencio

En la levedad del ser,

Del ánima.

 

Desde donde no estás

Y ahora Eres

Paralelos que se cruzan

En un instante, un chispazo de vida.

Vida.

Palpitar errantes

Buscando lo olvidado,

Vida que hemos de recuperar

Con la muerte.

 

Tu voz humana ya no está

Ahora eres un pulsar

De la universalidad.

 

Amparo Aguilar